Descripciones

Pintar una mesa antigua

Pintar una mesa antigua

Lo primero que debes hacer es eliminar el barniz o restos de pintura anteriores. Para ello, lija la mesa con una lija fina. En algunos casos, si el mueble está laqueado, aparece debajo de la capa superficial oscura. Se trata de la selladora y puedes pintar encima sin problema. Si la mesa está deteriorada, aplica algo de masilla en las marcas y vuelve a lijar. A continuación, después de retirar el polvo, pinta la mesa con pintura blanca. Es posible que tengas que aplicar un par de capas, con un tiempo prudente de secado -el que te indique el fabricante- entre una y otra. Por último, aplica un barniz brillante, mate o satinado (con brocha, rodillo o pulverizador) para proteger la madera del polvo y del uso. En cualquier caso, pregunta al personal del establecimiento al que acudas y te indicarán el tipo de pintura más apropiada y las características específicas del producto.