Informacion

Revestir un aseo

Revestir un aseo

En primer lugar debes tener en cuenta que, al tratarse de un aseo en un edificio público, su uso va a ser mayor que el de un baño normal; por este motivo, te recomendamos que escojas un revestimiento resistente y fácil de limpiar. La idea que tenías de hacer un zócalo a media altura es excelente, pero prolonga el alicatado por encima de los grifos para proteger la pared de salpicaduras. Los revestimientos porcelánicos son una opción muy práctica. En cuanto al color, los tonos tostados, como topo, camel, arena… son sufridos y resultan muy elegantes. El resto puedes pintarlo en un color de la misma gama o empapelarlo con un diseño que tenga textura, pero siempre un par de tonos más claros que el zócalo para que el aseo no resulte angosto.